Clínica Olga Fernández

Cuidamos su salud dental
Pida su cita

Odontopediatría

La odontopediatría es la rama de la odontología encargada de tratar a los niños. También se encarga de detectar posibles anomalías en la posición de los maxilares o dientes para remitir al especialista en ortodoncia, aconsejar sobre alimentación y cepillado y de hacer un tratamiento restaurador en caso de necesitarlo. El tratamiento restaurador principalmente se compone de tratar los traumatismos, usar selladores que tienen la función de obturar levemente los surcos y fisuras de las piezas dentales sin apenas quitar material dental para evitar posibles caries, y en tratar las caries producidas y sus consecuencias.

La principal diferencia entre la odontología habitual y la odontopediatría en el tratamiento de caries es la presencia de los dientes temporales o de leche en los niños lo cual hace que el tratamiento cambie, de forma que las lesiones ocurridas en la dentición temporal se tratarán de una manera menos conservadora y más agresiva que las ocurridas en los dientes permanentes, para evitar que, en el peor de los casos, se pudiera dar un tratamiento insuficiente a un diente temporal que luego repercutiría en su sucesor.

Las enfermedades incluidas en la odontopediatría son, la alteración en el número, tamaño y forma de los dientes de origen congénito, anomalías de la estructura y color de la dentición, caries, traumatismos dentales y maloclusiones y trastornos ocasionados por alteraciones de los espacios entre las piezas dentales. Dentro de este grupo se incluyen las erupciones tempranas y tardías.

 

 

Los niños y adolescentes que padecen determinadas alteraciones de la salud, tales como enfermedades sistémicas, trastornos del desarrollo o problemas mentales, presentan mayor riesgo de desarrollar enfermedades orales. El papel del odontopediatra en su prevención y manejo es fundamental, por lo que es necesario que conozca la condición del niño o adolescente y cómo puede esta influir en su salud bucal. Asimismo, el odontopediatra juega un papel clave en la detección temprana de ciertas enfermedades sistémicas o gastrointestinales que pueden cursar con afectaciones de la cavidad oral.

 

La patología más frecuente en niños de 7 a 11 años es el traumatismo, en dientes temporales se suele producir una luxación y en dientes permanentes una fractura, en estos últimos los dientes más afectados son los incisivos centrales superiores. El tratamiento depende del tipo de daño y si el diente afectado es temporal o permanente. En los casos en que por el traumatismo se produzca una avulsión o fractura del diente y conservemos la parte dental perdida, es importante saber que, debemos acudir a un profesional cuanto antes y el transporte debe ser en la propia boca del paciente, o de algún familiar, en leche o en suero. Está totalmente contraindicado frotar o cepillar el diente en cualquier momento ya que se perdería la posibilidad del reimplante.

Los tratamientos más comunes en los niños son los recubrimientos pulpares, (caries grandes que quedan cerca de la cámara pulpar), pulpotomías (cuando la caries afecta a la cámara pulpar, esta consiste en eliminar parte de la pulpa del diente), pulpectomía (eliminación total de la pulpa de la cámara coronaria así como la pulpa radicular, este tratamiento es similar a la endodoncia de una pieza definitiva) apicoformación (se realiza cuando una muela definitiva tiene afectada la cámara pulpar pero aun no se han cerrado los ápices y no es posible realizar una endodoncia, consiste en la eliminación de la pulpa de la cámara y radicular e introducir un material que favorece el cierre apical. Posteriormente habría que realizar una endodoncia).